¿Se puede transformar el estrés en algo positivo?

La historia de los seres vivos ha estado ligada al estrés y le ha permitido evolucionar como especie.
Según el Psicólogo español Ruben Blasco, el estrés es «un mecanismo de activación del cuerpo para hacer frente a las amenazas. En sí es un mecanismo adaptativo y adecuado, puesto que prepara a nuestro cuerpo para afrontar un desafío. El problema viene cuando tenemos un estado de estrés sostenido, es decir la fuente que nos genera esta activación extra no desaparece por lo que nuestro cuerpo está en alerta constante«.
Los seres vivos reaccionan de diferente manera a las fuentes de estrés, que los expertos han clasificado en distrés y eustrés.
El estrés puede afectar seriamente a ciertas personas en su bienestar físico y mental, disminuyendo su autoestima, afectando sus relaciones interpersonales y creando sentimientos de autoculpa.
Las señales del distrés se clasifican en cuatro categorías: sentimientos, pensamientos, comportamientos y síntomas físicos
  • Sentimientos
Ansiedad, irritabilidad, miedo, mal humor, vergüenza.
  • Pensamientos
Autocrítica, dificultad para concentrarse o tomar decisiones, olvidos, preocupación por el futuro, pensamientos repetitivos, miedo al fracaso.
  • Comportamientos
Llanto, aumento o disminución del apetito, actuar impulsivamente, consumo de  alcohol u otras drogas (incluido el tabaco), risa nerviosa, rechinar de dientes o apretar la mandíbula, tartamudeo u otras dificultades en el habla, ser más propenso a los accidentes.
  • Físicos
Trastornos del sueño, tensión muscular, dolores de cabeza, fatiga, manos frías o sudorosas, problemas de espalda o cuello, dolor de estómago, más resfriados e infecciones, respiración rápida, corazón palpitante, temblor, sequedad en la boca.

FUENTES DE ESTRÉS

Manejo de finanzas, conjugar trabajo, deberes de hogar y relación de pareja, rupturas amorosas, cumplir con altas exigencias en el trabajo, inseguridad laboral, la soledad.

Recuerde que toda persona está sometida a un constante estrés, lo importante es que usted sepa en qué momento le afecta negativamente
Comience a confeccionar una lista con los eventos en que el estrés le afecta y otras en que se siente a gusto. El deporte genera un nivel de estrés debido a su exigencia pero los beneficios que reporta lo convierten en un eustrés, además de desarrollar sus músculos y fortalecer su corazón y pulmones. La actividad física libera endorfinas que ayudan a levantar su ánimo y protegerle de la depresión.
Inunde sus pulmones con oxígeno, reténgalo y exhale suavemente
Muchas personas respiran de manera superficial e incluso tienen intervalos en que contienen la respiración sin saberlo, lo que resulta en una deficiencia de oxígeno en el torrente sanguíneo provocando tensión muscular y por consiguiente, dolores constantes de cabeza.
Ordene su tiempo y planifique sus tareas
El exceso de tareas y disponer de muy poco tiempo para realizarlas es considerado una de las mayores fuentes de estrés. Planifique su día y otorgue prioridad y tiempo a cada tema, no pretenda hacer todo a la vez. No deje el evento más desagradable para último momento, hágalo a primera hora del día. No trabaje ni estudie en exceso, es totalmente ineficiente y solo produce desgaste. Si lo debe hacer tome algunos intervalos de descansos.
No esconda sus emociones, comparta sus sentimientos
Hablar con la familia o amigos puede ayudar a despejar su mente. Si es creyente considere retomar el vículo con su iglesia, no se aísle, acepte un consejo. También puede escribir lo que siente, muchas veces leer más tarde sobre nuestros propios sentimientos ayuda a verlos desde otra perspectiva.
Comience una actividad física
No es necesario que gaste dinero en gimnasios ni máquinas costosas. Camine. Invite a algún integrante de su familia a recorrer el barrio. El caminar es tan efectivo como trotar, además su organismo no recibe impactos en las articulaciones y lesiones que pueden aumentar su frustración. Suba un poco el volumen de su equipo de sonido y baile. Inscríbase en su municipio, siempre hay muchas actividades en las que puede participar.
Evite la cafeína y el alcohol
El alcohol es un potente depresor del Sistema Nervioso Central, que pertenece al grupo de sedantes junto con los barbitúricos y las benzodiacepinas. Circulando por la sangre alcanza a todos los órganos, afecta a la respiración intracelular, la producción de neurotransmisores y el metabolismo. La cafeína altera el ritmo cardíaco y está asociado a efectos secundarios como ansiedad, depresión, dificultad para dormir. El café, té, yerba mate y bebidas cola contienen cafeína.
IMPORTANTE: Esta nota no reemplaza la consulta a un especialista médico quien le diagnosticará y someterá a un tratamiento adecuado. Lo importante que usted reconozca los síntomas básicos y acuda oportunamente a una consulta.
Fuente: http://www.feriadelasalud.cl/el-estres.php#.XSi4m5NKiL8

 

*Todo el contenido publicado y/o compartido en este blog pertenece a sus respectivos autores, el cual es usado con fines educativos e informativos no comerciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *